En Categoría: Pizzas, Platos frios, Quesos veganos, Raw, Recetas sin gluten, Salsas y aderezos.

Finger Food: Micro Pizzas Raw

thumb_micro_pizza_raw

Me gusta mucho el concepto de Finger food, resumir toda la esencia de un plato en algo que se pueda comer en uno o dos bocados. Sería como una evolución del copetín, no?
Ideal para cuando recibís visitas y no tenés ganas de preparar una super mesa. Además, seguimos con la onda Raw de las últimas recetas y homenajeamos, una vez más, a la comida universal del cósmos: La pizza, hoy devenida en micro pizza!

Para la base:

  • Castañas de cajú
  • Semillas de girasol
  • Semillas de chia
  • Sal marina y condimentos
  • Agua

Procedimiento:

1) En lo posible activar las semillas dejandolas en remojo 24/48hs. Cuando estén secas procesar sin líquidos junto a las castañas hasta formar una harina. Puede resultar más cómodo hacerlo por separado.

2) Agregar sal marina y condimentos a gusto. Yo usé provenzal y pimentón ahumado. Revolver bien.

3) Agregar un chorrito de agua e ir mezclando hasta formar una masa compacta. Es importante agregar el agua muy de a poco. Hará falta menos agua que con una harina de trigo normal.

4) Formar bolitas con las manos y aplastarlas para formar las bases y colocarlas en un molde de silicona o en papel manteca.

5) Deshidratar. Como siempre hay 3 opciones: Dejarlas al sol, usar un deshidratador, o el horno al mínimo con la puerta abierta, procurando que la temperatura no supere nunca los 40º. Yo usé el horno y los dejé aproximadamente 4 horas, 2 de cada lado.

Para la salsa:

  • Tomates secos
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Condimentos

Procedimiento:

1) Hidratar los tomates secos cubriendolos con agua.

2) Procesar los tomates, el mismo agua en el que se hidrataron y aceite de oliva hasta formar una textura cremosa y densa. Agregar sal marina y condimentos a gusto.

Para la muzzarella de cajú:

  • Castañas de cajú
  • Aceite de oliva
  • Levadura nutricional
  • Agua
  • Sal marina
  • Probióticos (opcional)

Procedimiento:

1) Dejar las castañas de cajú en remojo una noche para ablandarlas. Al otro día licuarlas solo con agua hasta formar una crema sin grumos (ir agregando agua de a poco, no debe quedar una leche sino una crema con cuerpo).

2) En este punto es posible fermentar el queso con probióticos, para eso te recomiendo que leas el post anterior que explica bien el proceso. Y sino, seguí con la receta normalmente.

3) A la crema de cajú agregarle el aceite, la levadura nutricional y la sal marina. Revolver bien.

Etiquetas: , , , , , ,

Recetas relacionadas